COSAS QUE NO PUEDES CONTROLAR

Aunque parezca difícil de creer, tú tienes el control de tu vida y para ello te vales de dos opciones.

La primera opción es ser menos, hacer menos, tener menos y dar menos.

Ser menos amorosa, cariñosa, comprometida, determinada, tolerante, empática.

Hacer menos por tu cuerpo, tu mente, tu integridad, tus relaciones.

Tener menos tiempo para ti, tus amistades, pareja y familia. Tener menos dinero, menos habilidades

Dar menos amor, menos atención a ti, a tu pareja y familia. Dar menos a quienes te rodean, conozcas o no.

Estas, son todas decisiones y acciones, que te llevan a una vida de mediocridad, vacía y no próspera. 

¿Cuál es la segunda opción? La de ser, hacer, tener y dar más.

Ser más amorosa, cariñosa, comprometida, determinada, tolerante, empática.

Hacer más por tu cuerpo, tu mente, tu integridad, tus relaciones.

Tener más tiempo para ti, tus amistades, pareja y familia. Tener más dinero.

Dar más amor, más atención a ti, a tu pareja y familia. Dar más a quienes te rodean, conozcas o no.

Estudiar y adquirir nuevas habilidades. Filtrar la información que llega a ti, y quedarte con aquella que enriquece tu vida.

Por último, te invito a que percibas aquellas cosas que están fuera de tu control y te generan enojo, o cualquier otra emoción negativa, a que las veas como una oportunidad para tu crecimiento. Están ahí para mostrarte algo que no quieres ver o aceptar. 

Recuerda que tú tienes el control.

Compartir en

Noticias y Novedades que podrían interesarte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies