Sobre Mi

PROPÓSITO

Ayudar a que las personas encuentren el equilibrio necesario en sus vidas, para abrirse nuevas oportunidades. Que puedan lograr una armonía entre sus palabras, sus emociones y sus cuerpos. Que perciban y sientan en el trabajo interior de cada uno, la base desde de la cual generar cualquier cambio.

SOBRE MÍ

A menudo nos sucede, y nos sucede a todos sin excepción, que creemos que porque estamos, somos. Que porque estamos, vivimos. En esa misma confusión existencial, imaginamos también que porque sonreímos un par de veces al día, somos felices. Tan seguros estamos de todo esto que apenas osamos cuestionarlo. ¿Por qué lo haríamos? Mi etiqueta es lo que soy: soy contador, soy carnicero, soy madre, soy hermano, soy docente. Como mucho, nos damos el permiso de ser una combinación de etiquetas, pero no mucho más.

Nuestro desarollo es permanente: no se detiene cuando recibimos un diploma, firmamos con el banco la compra de la casa propia o traemos una vida al mundo después de un extenso trabajo de parto. El tiempo pasa, conocemos gente nueva, lugares nuevos, leemos nuevos libros… cada día es una oportunidad que nos construye, y nos construye en todas las direcciones y sentidos: hacia los costados, hacia arriba.

En primer lugar quiero agradecerte por haber llegado hasta aquí. Agradezco tu confianza e interés en mí, para conocerme mejor y saber de qué manera puedo ayudarte y acompañarte en este proceso de autodescubrimiento y logros.

Tanto tú como yo hemos transitado varios caminos a lo largo de nuestras vidas. Caminos repletos de las más variadas experiencias, experiencias que nos han moldeado, de las cuales hemos formado creencias, juicios, emociones y a partir de las cuales hemos armado un personaje, una identidad con la que nos sentimos identificados.

En mi caso tomé prestado muchas creencias de otras personas. Veía el mundo desde su óptica sin cuestionar demasiado esa perspectiva. Sentía sus emociones reprimiendo las mías. Usaba sus palabras sin usar las mías. Vivía sus vidas sin vivir la mía.

Hace varios años comencé un proceso inconsciente de autodescubrimiento. Anduve por varios lugares buscando algo que no sabía qué era, pero que lo percibía, hasta que lo encontré. Encontrarme a mí mismo, siendo cómo soy, con mis virtudes, con mis fallas, aceptándome, amándome, agradeciendo por todo lo que la vida me ha dado; ese fue el mayor descubrimiento. Haber entendido que la fuente de mi felicidad siempre estuvo en mi interior.

Por este motivo, es que hoy me comprometo a acompañarte en tu camino hacia el descubrimiento de tú felicidad. No puedo enseñártela ni decirte cual va a ser; pero sí puedo estar allí a tú lado, porque el tiempo es el regalo más preciado que alguien nos puede dar.

Verás que no hay testimonios en la web. No los tengo como coach, ya que soy un novato en esta área. Si tengo la experiencia de la vida y eso sí puedo compartírtela.

Si me das la oportunidad, haré todo lo que esté a mi alcance para acompañarte, apoyarte y ayudarte en este camino de autodescubrimiento.

Gracias.